Recomendar este blog en Google

Ruta ecológica por los molino del río Perales

El río Perales es uno de los ríos mejor conservados de la Comunidad de Madrid desde el punto de vista medioambiental. El río labra, en su primera mitad, materiales del complejo ígneo-metamórfico del Sistema Central, que son sustituidos, en su curso bajo, por materiales del terciario, característicos de la Rampa de la Sierra o piedemonte, una de las unidades de relieve de la región.
Los Berrocales y las navas se alternan en sus riberas. En estas últimas, el Perales forma
RUTA POR LOS MOLINOS DEL RÍO PERALES

SENDA ECOLÓGICA 
NAVALAGAMELLA 
(Madrid)

Molino harinero del Altillo
El río Perales es uno de los ríos mejor conservados de la Comunidad de Madrid desde el punto de vista medioambiental. El río labra, en su primera mitad, materiales del complejo ígneo-metamórfico del Sistema Central, que son sustituidos, en su curso bajo, por materiales del terciario, característicos de la Rampa de la Sierra o piedemonte, una de las unidades de relieve de la región.
Los Berrocales y las navas se alternan en sus riberas. En estas últimas, el Perales forma encharcamientos temporales, en los que habitan aves acuáticas (ánades reales, fochas, zampullines o agachadizas), anfibios (tritones jaspeadas) y reptiles (galápago europeo), así como plantas acuáticas características de este tipo de ecosistemas.
Alrededor de su curso bajo, se extienden bosques mediterráneos de encinar denso y adehesado, de gran valor ecológico, poblados por buitres negros y águilas imperiales ibéricas, una de la especies avícolas más amenazadas del planeta. En su tramo inferior, sus márgenes configuran cárcavas de arena, donde se reúne una importante población piscícola de especies endémicas como el cacho, el calandino  y la pardilla.
A su paso por el término municipal de Navalagamella, el río se encuentra con diferentes molinos harineros, en buen estado de conservación, y varios abrevaderos. Son puntos de interés para los aficionados al senderismo. La Comunidad de Madrid ha señalizado varios itinerarios o rutas.

COMO LLEGAR
Plaza del ayuntamiento de Navalagamella
"...A dos pasos de Madrid y entre matas de romero hay un pueblo chiquitín, pero con mucho salero..." 

Así empieza el pasodoble de Navalagemella, una localidad con privilegiada ubicación en el mapa, a la que puede accederse fácilmente. Aquí va la recomendación:


DONDE COMER Y DORMIR

Navalagamella ofrece una cocina de influencias madrileñas y serrana. Hay mucho que comer en Navalagamella: paltos de cuchara como su cocido madrileño, callos o una sopa de ajo. Buena tortilla de patatas en genaral. La carne suele ser protagonista en sus menús en los que puedes encontrar cordero o cochinillo asados, sin olvidarnos de sus dulces y vinos....
Nosotros para nuestra excursión nos llevamos los bocadillos ya preparados de casa. Pero de todas formas dejamos un enlace a los mejores sitios donde poder comer en Navalagamella o cerca de ella.

Al estar tan cerca de casa no nos surge la necesidad de dormir en la zona, pero de todas formas os dejamos un enlace que nos lleva a los mejores apartamentos rurales de la zona.



DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

Plano detallado del recorrido. Fuente: Iberpix2
CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS


OTROS DATOS DE INTERÉS

Dificultad: Muy fácil
Sendero señalizado: Si
Época recomendable: Todo el año
Puntos de agua potable: No hay fuentes ni lugar donde poder comprar agua. Así que hay que ir provisto de ella.
Sugerencias: Llevar en una mochila agua y comida energética. Utilizar ropa y calzado adecuados, dependiendo de la época elegida. Deja la basura en los contenedores. Respeta la fauna salvaje, el ganado, la vegetación y el patrimonio. Si vas en verano no te olvides de protección solar, (gorra, gafas y protección para la piel).
Cartografía: IGN  hoja 533 San Lorenzo del Escorial E: 1:50000
Enlaces de interés: Molinos 
                                   El río Perales
                                   Mucha más información de la ruta en Wikiloc 
                                   Descargate el track para GPS (archivo GPX)

Estando ya en Navalagamella, nos tendremos que dirigir hasta el número 25 de la calle San Sebastian, donde hay una gran zona de aparcamientos. Aquí dejaremos nuestro vehículo y donde comienza nuestra ruta.


Los restos de los antiguos molinos hidráulicos, magníficos encinares en los que habitan numerosas especies de aves y la variada vegetación de ribera que se da a orillas del río Perales son los principales puntos de interés de esta ruta circular. La ubicación geográfica del municipio hizo que éste se convirtiera, antiguamente, en un importante cruce de caminos, algo que en la actualidad queda patente gracias a las casi una veintena de vías pecuarias que lo atraviesan. De todas ellas destaca el tramo de la Cañada Real Leonesa (una de las de mayor importancia para la trashumancia en la Península Ibérica), que bordea el casco urbano. El recorrido es sencillo y está perfectamente señalizado. Además, a lo largo de toda la ruta, hay habilitados varios paneles con información sobre el itinerario y las distintas especies de flora y fauna que se dan en la zona.


Desde el aparcamiento giraremos a la izquierda por una pista de tierra que nos acerca al Mirador del Hondillo, situado en las antiguas eras del pueblo y desde el que se obtienen unas magníficas vistas del entorno natural del municipio. Aquí, en este punto, es donde iniciamos nuestra ruta.

Explanada, donde antiguamente estaban las eras del pueblo. Al fondo se aprecian los carteles informativos de la ruta y del Mirador del Hondillo
Mirador del Hondillo
Desde el mirador, la ruta continúa por la derecha, descendiendo por una pista en la que está prohibido el paso de vehículos y junto a la que podemos ver una señal que indica que el recorrido pasa por una de las muchas vías pecuarias existentes en Navalagamella. Descendemos sin prisas y llegamos a un pequeño grupo de cabañas abatidas, (antiguamente utilizadas por los pastores para resguardarse de la intemperie), en el que hay unos bancos con unas mesas.



En este punto tenemos una bifurcación de caminos. De frente sigue la ruta señalada en los mapas y en todas las descripciones, pero nosotros en este punto nos desviamos a la derecha. Cruzamos un pequeño puente de madera y enseguida estamos a la altura del arroyo del Molino del Hondillo.


Ahora el sendero es mucho más estrecho y va avanzando paralelos al arroyo del Molino. Todo este tramo está señalizado con paneles informativos explicándonos las distintas especies vegetales que nos podemos encontrar, tales como: fresnos, encinas, pinos, moreras, etc. Al poco de comenzar este sendero, nos encontramos por nuestra izquierda una fuente (en esta época nos la encontramos seca por completo). Continuamos avanzando y, (encontrándonos algún que otro puentecito más) disfrutando de todo lo que nos rodea, siempre pegados al arroyo, hasta que a los 1000 metros llegamos a un ensanche del camino y donde podemos ver varios paneles informativos y la entrada a una finca particular.








Esta finca la podemos bordear tanto por la derecha como por la izquierda. Nosotros lo hicimos por la izquierda. Tras superar la casa y subir una pequeña cuesta, a mano derecha se nos presenta el inesperado y espectacular río Perales. Ahora el sendero toma dirección Norte avanzando entre retamas, juncos, cornicabras, moreras, cantueso, romero, etc. Todo el sendero está acondicionado con vallas de madera que impiden que el caminante distraído pueda caer al vacío, y en lugares estratégicos nos podemos encontrar con bancos y mesas para el disfrute del caminante.
Así poco a poco llegamos al primero de los molinos de cubo, "Molino Baltazar". De él queda poco, unicamente una porción del cubo 


..... Antaño, formaban parte de una importante industria que buscaba la energía del agua para moler cereales y producir harina, y son el reflejo de la importancia económica que tuvo esta zona en otros tiempos. Para aprovechar la fuerza del agua era necesario construir los molinos sobre un cauce. como el río sólo adquiría suficiente caudal con las crecidas del invierno y la primavera, el molino únicamente trabajaba la mitad del año ......

..... " que es la sección circular y caída vertical del agua, y se compone por la superposición de mampuestos de granitos".....






El sendero sigue encajonado entre las paredes que protegen el curso del río Perales, hasta que llegamos al segundo de los molinos, "Molino del Altillo". Este molino está mejor conservado y aún posee el canal que servía el agua al cubo, quedando muchas de las instalaciones a la vista del caminante.




..... "Este tipo de molino hidráulico fue representativo de la zona. Su diseño permitía obtener energía suficiente para poner en funcionamiento los elementos de rotación y molienda de la harina. Los elementos estructurales de un molino son cuatro: Presa, caz, pozo o cubo y bóveda" .....

Presa del molino
CAZ: Compuesto principalmente de sillares de granito labrado, conducía el agua hasta el cubo de presión. En algunas zonas se complementaba con troncos de madera.
POZO O CUBO: Es la sección circular y caída vertical, y se compone por la superposición de manpostería de granitos. La estrecha sección de salida del saetín (18 x 8 cm) permitía que con apenas 2 metros de altura de agua, dentro del cubo se generase un caudal de salida suficiente para poner en funcionamiento la maquinaria de rotación.
BÓVEDA: Es la parte del molino donde se sitúa el rodezno, que es el mecanismo de rotación que transmite el impulso a los elementos de molienda.
Aquí podemos apreciar restos de la rueda o muela
Tras la visita a este espectacular molino harinero, tendremos que continuar por la senda que sale a la izquierda del molino, subiendo una pequeña cuestecita. Ahora nuestro camino discurre por el interior del canal que transportaba el agua hasta el molino. El canal o surco, está muy deteriorado, pero en algunos tramos se distingue perfectamente la ingeniería realizada para la canalización del agua.


Tramo de canal que llevaba el agua al molino. Aquí se distingue perfectamente
 



Seguimos avanzando, siempre paralelos al río Perales, y llegamos a unas escaleras talladas en la piedra que nos sube hasta un alto. Desde aquí tendremos bonitas vistas del río Perales, su meandro y sobre todo de la presa construida para abastecer de agua al molino.



Detalle de la presa que abastecía de agua al Molino del Altillo
Ahora el sendero pasa entre grandes masas de jaras pringosas, y siempre paralelos al río. Ahora pasamos junto a una enorme tubería de conducción de aguas que nos queda a mano derecha y que forma parte del sistema de transporte de aguas entre los embalses de Picadas y Valmayor, propiedad del Canal de Isabel II.





Se sigue andando por la pista principal, que tomamos a la izquierda, y enseguida volvemos a girar a la derecha. Ahora la ruta continúa por un camino de piedras que termina en unos lanchares que hay que cruzar. Este tramo del itinerario empieza a adentrarse en un bosque de ribera. Con esta tónica llegamos a un antiguo puente (según algunos autores, de época medieval), que nos queda a la derecha.




Detalle del puente medieval
Seguimos avanzando y desembocamos en una ancha pista que tomaremos a la izquierda, donde unos carteles nos explican la trayectoria de la ruta. A los 300 metros nos encontramos con una pequeña área de descanso y unos paneles donde nos explican las principales características de la encina, pues la ruta a partir de ahora avanza atravesando un espléndido encinar. Este árbol representativo de los paisajes ibéricos, es muy longevo (existen ejemplares de más de 800 años de edad) tienen las hojas duras, perennes, brillantes y de color verde oscuro, siendo la copa muy densa y amplia. En el término municipal de Navalagamella hay un ejemplar de encina declarado árbol singular de la Comunidad de Madrid debido a su curioso porte en forma de seta y a su copa, con un diámetro superior a los 12 metros. En otro de los paneles nos informan sobre las aves que habitan en este hábitat.




Ahora la pista se hace un poco cuesta arriba, pero sin grandes desniveles, hasta que llegamos a un cruce de caminos. Nosotros seguiremos por la pista que tenemos de frente, dejando las que nos cruzan a la derecha y a la izquierda. A los 450 metros se nos presenta una diminuta área de descanso con una mesa y dos bancos a la izquierda del camino, y desde donde arranca un pequeño sendero.

La pista se hace ascendente, pero por poco tiempo
 

Aquí, en este punto nos desviamos a la izquierda por el pequeño sendero. Como referencia tomaremos los dos bancos y la mesa que se aprecian debajo de la encina.
Este senderillo lo recorreremos 150 metros hasta que llegamos a una casa abandonada, pudiéndose apreciar la etnografía del lugar. Si seguimos el sendero descendente que nos sale a la derecha, podemos apreciar los establos donde se guardaba el ganado.



Continuamos sendero abajo, paralelos a la pista, que nos deja en poco mas de 300 metros en la senda por la que comenzamos nuestra excursión. Ahora torcemos a la derecha y solo nos resta desandar los pasos que dimos al inicio para llegar a nuestro vehículo, dando así por finalizada esta curiosa y bonita ruta.

Desde el sendero podemos ya ver a lo lejos las urbanizaciones de Navalagamella
Los ruteros en acción

2 comentarios:

  1. He leido la ruta del Rio Perales, magnificamente explicada y por hacer una critica "Constructiva" hecho en falta un listado de las rutas clasificadas por Duración y Dureza dentro de la zona, datos que figuran en el detalle, para poder buscar dentro de nuestras posibilidades y gustos. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Nos encanta que vosotros nos ayudéis a mejorar el blog, ya que al final es para todos. Nos parece una gran idea y además necesaria, el incluir un listado de rutas clasificadas por su duración y dureza. En breve nos pondremos manos a la obra.
    Muy agradecidos por tus consejos, Sherpajla. Un abrazo

    ResponderEliminar