Recomendar este blog en Google

Ruta hasta la cascada del Purgatorio


El arroyo del Aguilón está situado en la zona central de la Sierra de Guadarrama, concretamente en la zona alta del Valle del Lozoya, en la vertiente norte de la alineación montañosa de Cuerda Larga. Administrativamente están dentro del término municipal de Rascafría, en el noroeste de la Comuniad de Madrid. El arroyo del Aguilón es uno de los más caudalosos afluentes del río Lozoya donde desemboca, próximo al Monasterio de Santa María del Paular. Nace en las proximidades del puerto


RUTA HASTA LA CASCADA DEL PURGATORIO

PARQUE NATURAL SIERRA DE GUADARRAMA
VALLE DEL PAULAR
RASCAFRÍA (Madrid)


Área recreativa de Las Presillas
El arroyo del Aguilón está situado en la zona central de la Sierra de Guadarrama, concretamente en la zona alta del Valle del Lozoya, en la vertiente norte de la alineación montañosa de Cuerda Larga. Administrativamente están dentro del término municipal de Rascafría, en el noroeste de la Comuniad de Madrid. El arroyo del Aguilón es uno de los más caudalosos afluentes del río Lozoya donde desemboca, próximo al Monasterio de Santa María del Paular. Nace en las proximidades del puerto de La Morcuera, tiene unos 7 kilómetros de recorrido, en su cauce alto, a 3,5 kilómetros de su nacimiento, se forman las Cascadas del Purgatorio para salvar el escalón geográfico de las Peñas del Purgatorio. Por la naturaleza geológica de los valles de la sierra de Guadarrama, formada principalmente por viejas acumulaciones de granito sometido desde hace millones de años a los efectos erosivos del hielo, el agua y el viento, no es habitual encontrar relieves que favorezcan los saltos de agua o cascadas como estas.

COMO LLEGAR
Parking del Monasterio del Paular

La ruta comienza en el aparcamiento del Monasterio del Paular, que se encuentra a escasos dos kilómetros de Rascafría, en dirección al puerto de Cotos.

También podemos comenzar la ruta en el área de las Presillas, donde hay un aparcamiento que cuesta 5 euros el día para turismos y 10 euros para furgonetas (el parking es de pago solo en temporada de verano cuando abren los chiringuitos). Esta opción nos ahorra dos kilómetros de ruta. Para llegar, tendremos que pasar el Monasterio del Paular, y a los pocos kilómetros ya nos indica el parking de las Presillas.

DONDE DORMIR Y COMER
Degustando nuestras viandas en el área recreativa de las Presillas. Hay mesas y bancos.
No conocemos ningún sitio donde poder hacerlo, nosotros, al estar tan cerca de casa decidimos comer en el área recreativa de las Presillas con las viandas que llevábamos. Para dormir lo mejor es consultar alguna guía especializada. Dejamos algunos enlaces con distintos establecimientos donde poder degustar la gastronomía del lugar, y donde poder descansar a pie de rey.



DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO
Plano detallado del recorrido. Fuente: IGN
CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Tipo de recorrido: Semicircular
Distancia: 13 kilómetros
Duración: 4 horas la ruta. Todo el día (piscinas y visitas)
Desnivel: 354 metros
Dificultad: Fácil
Época recomendable: Cualquiera
Puntos de agua potable: No hay puntos de abastecimiento de agua en todo el recorrido. Se puede comprar agua en Rascafría, o en las Presillas (Solo en temporada de verano)
Sugerencias: Utilizar calzado y ropa adecuada dependiendo de la época elegida. En épocas de más calor utilizar protección solar (crema, gafas de sol y gorra). No olvidarse de una cámara de fotos y unos prismáticos. Llevar agua y algo de comida energética en una pequeña mochila.
Cartografía: IGN Segovia hoja 483 (18-19) E: 1:50000
Enlaces de interés: El Monasterio de Santa María del Paular
                                   El puente del Perdón
                                   Descargate el track para GPS (archivo GPX)                            

Partiendo del aparcamiento del monasterio del Paular, cruzamos la carretera y atravesamos el puente del Perdón. Ahora continuamos por la pista asfaltada que atraviesa la finca de los Batanes. Esta pista la recorreremos en línea recta, sin coger ninguna de las desviaciones que parten a derecha e izquierda. Tras unos quinientos metros llegaremos a un punto donde sale un camino a la derecha, indicado para peatones, y la pista que continúa de frente. Nosotros cogeremos el sendero para peatones, que es el más recomendado, aunque la pista también lleva al mismo sitio.

El Puente del Perdón

Este camino nos llevará directos al área recreativa de las Presillas, donde las aguas del río Lozoya son retenidas en varias presas, en un entorno muy agradable.





Después de pasar el área de las Presillas nos unimos de nuevo a la pista, que a partir de este punto ya no está asfaltada. Ahora nos encontramos en el camino viejo de Madrid, que hoy también se conoce como Ruta Verde 6, de Rascafría al Puerto de la Morcuera.
Este camino lo seguiremos durante 900 metros, hasta llegar a las casas de Los Aguilores. Tras sobrepasarlas, cruzaremos un pequeño puente y enseguida tomamos la pista ascendente que se desvía a la izquierda. Avanzaremos durante 1100 metros más para tomar un desvío que sale a la izquierda. Todo el trayecto está bien señalizado con postes indicativos de la ruta a seguir.






Este camino nos va acercando progresivamente al valle del río Aguilón, hasta que después de un kilómetro y medio nos encontramos con él en un paraje de gran belleza con un puente de madera que lo cruza.




A partir de aquí el camino se convierte en un sendero que nos adentra en el angosto valle del río Aguilón entre pinos y robles, siempre con la cercana compañía de las cristalinas aguas del arroyo, que forman bellas estampas a lo largo de todo el recorrido.
La cercanía del río permite observar, si se transita de manera silenciosa, especies de fauna propia del pinar que bajan hasta el río para beber. Esta es una zona en la que los remansos de agua, las torrenteras y la espesa vegetación de la ribera son el hábitat ideal para numerosos animales y plantas, alguno de ellos muy difícil de encontrar en otras partes de la Sierra de Guadarrama.





La senda poco a poco se va encajonando entre paredes verticales y zonas de fuerte pendiente. La existencia de canchales y pedreras hace muy aconsejable que no se abandone el camino por el elevado riesgo de desprendimientos.
Después de un kilómetro y medio de sendero siguiendo el río Aguilón, llegamos a la cascada del Purgatorio, la cual podemos observar desde una plataforma de madera acondicionada para ello. Pero la cascada más espectacular se encuentra escondida detrás. Debemos subir por algunas piedras a la izquierda y justo detrás encontraremos la otra catarata..... Merece la pena aunque si vamos con niños no es aconsejable.






El regreso se hace por el mismo camino, aunque existe la opción de hacer una parte por otro camino diferente, para hacer la ruta semicircular (que no está señalizada).
Cuando lleguemos al puente que salva el arroyo, en vez de cruzarlo de vuelta, podemos tomar un camino que sigue de frente, atravesando una portilla. Este camino terminará juntándose con el otro un poco antes del área de las presillas, y nos ofrecerá nuevos paisajes que no hemos visto a la subida, además de ser un poco más corto.
Además atravesaremos algunas zonas donde hay animales pastando, lo que si vas con niños es un aliciente para ellos. No son peligrosos pero no conviene acercarse a ellos ni hacer ruidos. Recordar cerrar los portones por los que pases.
Encontraremos un par de bifurcaciones, pero básicamente se trata de evitar los caminos que salgan hacia la derecha, para mantenernos siempre cercanos al río (tramo alternativo, no señalizado). Finalmente saldremos al camino principal a pocos metros de Las Presillas, (si es verano, puedes aprovechar y darte unos bañitos refrescantes), y desde aquí por el mismo camino hasta nuestro coche.


Merece la pena acabar la jornada visitando el Manasterio de El Paular, es de pago, salvo los viernes y cierra a las 18:30.

Los excursionistas

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada